Masisa apuesta por el liderazgo en materia de sostenibilidad

La forma en que Masisa lleva a cabo sus negocios está basada en el modelo de Triple Resultado, el cual contempla en forma integral y simultánea obtener los más altos índices en su desempeño en los ámbitos financiero, social y ambiental. 

Sin duda, el tema de la sustentabilidad empresarial ha ido tomando fuerza en los últimos años a nivel global.

Roberto Salas, presidente de Masisa, dice que, tal como fue planteado en el Foro Económico Mundial de enero 2016 en Davos, “la cuarta revolución industrial busca convocar a las empresas a integrar en sus estrategias de negocios la construcción de una economía inclusiva y baja en carbono, alineadas con los objetivos del desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y con las metas de los acuerdos climáticos mundiales”.

Así lo han entendido en Masisa, empresa que históricamente se ha caracterizado por su fuerte compromiso con el desarrollo sustentable. Esta empresa reconoce la importancia de la responsabilidad ambiental y por eso busca reducir el impacto asociado a sus actividades a través de diversas iniciativas, como el uso cuidadoso de los recursos, la incorporación de la ecoeficiencia y la administración del riesgo ambiental en la toma de decisiones.

Eficiencia energética

De esta forma, y adelantándose a los tiempos, hace diez años Masisa inició un fuerte compromiso con la problemática del cambio climático a través de la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero y un análisis de riesgo del impacto de esta problemática sobre el negocio.

En virtud de ello, implementó un programa de eficiencia energética; reemplazo de combustible fósil por biomasa -alcanzando actualmente una matriz energética donde el 63% proviene de biomasa (renovable)- y captura de gases de efecto invernadero a través de sus bosques. El stock de carbono capturado por las plantaciones forestales de Masisa al año 2014 es de 12,9 millones de toneladas de CO² almacenadas.

Además, se ha registrado una reducción en la disposición de residuos (57%) y el consumo de agua (56%) desde el año 2006.

Por otra parte, Masisa basa su estrategia forestal en contar con plantaciones de alta productividad en los lugares adecuados. Además, se sustenta en contar con la certificación internacional FSC® que asegura un manejo responsable de las plantaciones y la incorporación de nuevas tecnologías que permiten producir más fibra con menos recursos. Con todo lo anterior, Masisa aumenta la eficiencia del uso de suelo, del agua y de la captura de carbono.

“Anualmente, Masisa calcula la huella de carbono en base a lo establecido en el GHG Protocol. El perímetro operacional considerado en el estudio es Alcance 1 (Emisiones directas de fuentes que son propiedad o están controladas por la operación, tales como vehículos o calderas), Alcance 2 (Emisiones indirectas resultantes de las actividades de la operación que son generadas en fuentes que son propiedad o están controladas por otra organización, asociadas al consumo de insumos energéticos y electricidad comprada) y Alcance 3 (Otras emisiones indirectas, tales como aquellas producto del transporte de personal, viajes de negocios, abastecimiento externo, transporte de productos, etc).”, comenta Francisca Tondreau, gerente de RSE de Masisa.

Oportunidad de negocios

La ejecutiva añade que esto les ha permitido lograr una reducción sostenida de su huella ambiental, que se refleja en sus indicadores de ecoeficiencia: agua, energía, emisiones de CO² y desechos.

“Para Masisa medir la huella, además de permitirnos conocer nuestro impacto, es una oportunidad de negocios. Prueba de ello es el Sustainability Dow Jones Indexes o el Carbon Disclousure Project. Esta última es la iniciativa global más importante que enlaza cambio climático y mercado financiero, que reúne a inversionistas internacionales que administran fondos y almacena datos de cerca de tres mil compañías a nivel mundial”, comenta.

En el año 2009, Masisa fue la primera empresa que contesta voluntariamente y en forma abierta al público el cuestionario en América Latina.

Además, la compañía es un actor positivo en la solución del problema, ya que sus bosques capturan carbono de la atmósfera y la madera es una materia prima renovable y reciclable, con lo cual los productos de la empresa tienen un efecto altamente favorable en comparación con otros materiales utilizados en la construcción.

“En este sentido, somos la primera empresa productora de tableros de madera en América Latina donde el 100% de sus productos contribuyen a la construcción sustentable y amigable con el medio ambiente, aportando a los créditos para conseguir la certificación LEED”, añade Francisca Tondreau.

 Mirada al futuro

Respecto de las metas futuras de la empresa en los ámbitos ambientales y sociales, Roberto Salas cuenta que en estos momentos están enfocados en tres ejes propuestos en la Visión 2050 del Consejo Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD por sus siglas en inglés), donde puede ejercer un impacto a partir de su modelo de negocios y donde ha definido objetivos y metas al 2025. “Estos ejes son desarrollo humano (negocios contribuyen a bienestar, reducción de pobreza y calidad de vida), materiales (negocios contribuyen al fin de la deforestación, duplicación de los sumideros de carbono) y bosques (la eficiencia energética de los recursos y materiales se multiplica por cuatro y diez veces a partir de 2002)”, asegura el presidente de Masisa.

Fuente: Sustentare.cl

Volver arriba