Badenier: “Programa de Consumo y Producción Sustentable es un cambio de paradigma en materia de gestión ambiental”

“Programa, coordinado y liderado por el ministerio del Medio Ambiente, conceptualiza y define las distintas acciones del sector público y privado en materia de consumo y producción sustentable”, explica el ministro.

Uno de los desafíos que tiene el ministerio del Medio Ambiente para este 2016, es la implementación del Programa de Consumo y Producción Sustentable (CPS) que promete ser un punto de inflexión y un cambio de paradigma para transitar hacia un modelo de consumo y producción que fomente el desarrollo sustentable y la economía verde en nuestro país.

Para explicar la propuesta de la institución y dar a la conocer los lineamientos estratégicos de este programa, conversamos con el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

-¿En qué consiste el Programa de Consumo y Producción Sustentable?

“Este programa, coordinado y liderado por el ministerio del Medio Ambiente, conceptualiza y define las distintas acciones del sector público y privado en materia de consumo y producción sustentable. Para estos efectos, hemos definido doce líneas de acción y otros cuatro ejes transversales. La idea es que a través del consumo y producción sustentable el Estado de Chile logre generar una plataforma, para que los actores públicos y privados avancen en sus acciones sustentables para compatibilizar el desarrollo de una economía competitiva con la protección del medio ambiente y el uso eficiente de nuestros recursos naturales”.

-¿Cuáles son los lineamientos estratégicos del CPS y el rol del ministerio?

“La primera responsabilidad del MMA es la coordinación, por lo tanto las líneas de acción se deben coordinar, organizar y promover para tener una estrategia de desarrollo común.

Asimismo, el ministerio tiene responsabilidades específicas en algunos ámbitos de gestión ambiental que están claramente situados dentro de nuestras responsabilidades.

En relación a las líneas de acción, por ejemplo en materia de residuos, el MMA tiene un rol particular y preponderante. Otra línea de acción es ser el agente coordinador y promotor de las compras públicas sustentables. El Estado tiene un poder de compra que llega a los US$ 8 mil millones anuales, de esta manera asegurar que estas compras sean sustentables es un incentivo directo para avanzar hacia patrones de consumo y producción más sustentables y así avanzar en la modernización del país. Igualmente, buscaremos promover y fortalecer nuevos estilos de vida sustentable, dentro de otras materias que queremos potenciar”.

-¿En qué contexto se inserta este programa de Consumo y Producción Sustentable?

“En dos contextos: el primero es que el mundo y particularmente Chile vive fenómenos ambientales que generan desafíos importantes para el desarrollo económico nacional, por ejemplo, en lo que corresponde a Cambio Climático, a la protección de la biodiversidad y al control de la contaminación atmosférica. Así, este programa se presenta como una alternativa proactiva para avanzar en un desarrollo económico más sustentable con acciones específicas y concretas. El Programa de Consumo y Producción Sustentable es un cambio de paradigma en materia de gestión ambiental.

El segundo elemento, es avanzar hacia un desarrollo económico más sustentable o una agenda de crecimiento verde, a través de la cual se promueven acciones productivas, crecimiento, empleo y que tengan una matriz común de sustentabilidad”.

-¿Cuál es el cambio de paradigma que pretende generar el ministerio?

“El ministerio pasaría de ser un ministerio que regula y protege el medio ambiente, a ser un ministerio que promueve y plantea una oferta al país, respecto de cómo crecer de manera sustentable a través de actividades productivas. Nosotros estamos convencidos, de que el consumo y producción sustentable también presenta alternativas de negocios, desde el punto de vista de la sustentabilidad. En definitiva, el consumo y producción sustentable es una propuesta para avanzar hacia un crecimiento económico más sustentable”.

-¿Cuál es el rol que cumple el Estado en esta materia?

“Cumple tres roles que son bien claros y definidos. Por una parte, actúa como un regulador que entrega señales hacia el sector público, hacia dónde avanzar. Asimismo, tiene un rol ejemplificador, asegurando que las acciones del Estado sean sustentables, como por ejemplo, que las compras públicas sean con criterios de sustentabilidad. Y en último término, es un agente coordinador de las distintas acciones que se hacen en esta materia. Para esos efectos, el MMA debe llevar a cabo esta agenda de desarrollo sustentable”.

-¿Cómo se está trabajando en la implementación de este programa?

“Tenemos diversas acciones que estamos coordinando a través de este programa. En lo concreto, el programa tiene a su haber un comité interministerial para poder coordinar las acciones del Estado, pero también el MMA tiene acciones que implementa directamente, por ejemplo, el MMA dispone de recursos sustantivos para el programa de recambio de calefactores en la implementación de los planes de descontaminación del aire. Asimismo, y en paralelo estamos tramitando en el Congreso la ley de Fomento al Reciclaje que esperamos sea ley dentro del primer semestre de este año.

Estas son definitivamente iniciativas que gatillan acciones de consumo sustentable y que estamos tratando de situar en el contexto de una estrategia global que promueve el MMA”.

-¿Cuál es el rol de los privados en este programa?

“Como criterio general, del orden del 80% de las actividades económicas del país son a través del sector privado. Por lo tanto, difícilmente el Estado por sí solo puede lograr avanzar hacia patrones de mayor consumo sustentable. En consecuencia, el sector privado debe y tiene que avanzar en un nuevo modelo de gestión de sus empresas, contemplando la variable ambiental.

Nosotros queremos incentivar estas acciones, pero también hacer un reconocimiento, porque muchas veces el sector privado, sobre todo en materia de sustentabilidad y reciclaje, está liderando temas que es necesario destacar y replicar.

También los chilenos están cambiando sus hábitos. Hoy son los consumidores los que exigen mayor información sobre el impacto ambiental de los productos que consumen y están comprometidos con el reciclaje. Por otra parte, quien tiene mayor interés en avanzar en la ley REP son los propios productores, conscientes del impacto ambiental que tienen sus productos una vez que cumplen su vida útil y se transforman en desechos.

Por lo tanto, el Programa de Consumo y Producción Sustentable cumple dos roles: por un lado asegurar que las acciones del Estado en esta materia sean sustentables y por otro, incentivar y reconocer las acciones de los privados en materia de producción y consumo”.

-¿Qué rol pueden jugar los ciudadanos?

“No cabe duda de que el liderazgo en materia ambiental hoy se sitúa en los ciudadanos. Los ciudadanos están promoviendo y generando estilos de vida más sustentables.  Vemos cómo en nuestro país ha aumentado sustancialmente el uso de transportes sustentables, como la bicicleta. Vemos cómo los hogares realizan iniciativas de reciclaje. Vemos cómo las personas están sustituyendo las ampolletas corrientes, por las LED. En general vemos una creciente preocupación por modificar sus estilos de vida.

Nosotros como Estado necesitamos apoyar estas iniciativas y reconocerlas, por ejemplo, avanzando en entregar mayor información a través de eco etiquetas, o promoviendo la construcción de ciclovías.

Así, estado, privados y ciudadanos podremos lograr un desarrollo más sustentable. En definitiva, ese es el propósito del Programa de Consumo y Producción Sustentable”, concluye el ministro.

  Las líneas de acción estratégicas

1.         Estilos de vida sustentables y educación.

2.         Sustentabilidad en el sector público.

3.         Construcción sustentable.

4.         Turismo sustentable.

5.         Sistemas alimentarios sustentables.

6.         Empresas de menor tamaño sustentables.

7.         Gestión de residuos.

8.         Energías limpias y eficiencia energética.

9.         Gestión del agua.

10.       Minería e industria responsable.

11.       Ciudades sustentables.

12.       Información al consumidor.

Fuente: Sustentare

Volver arriba