Intensas negociaciones se realizan en Bonn para lograr acuerdo sobre cambio climático

Las mayores trabas se vinculan con la forma en que los países mitigarán sus emisiones y el financiamiento que lo hará posible, especialmente en el caso de las naciones más pobres. 

Hoy comienzan en Bonn, Alemania, las deliberaciones clave de los equipos técnicos negociadores que buscan llegar a un acuerdo vinculante sobre reducción de emisiones de combustibles fósiles que se debe firmar en diciembre en la COP21 de París sobre cambio climático.

La cita, que reunirá a 195 países, busca limitar a un máximo de 2 grados el calentamiento del planeta en relación con la temperatura de la era preindustrial.

El último borrador logrado en una cita previa, en la misma ciudad alemana durante junio, había alcanzado una extensión de 83 páginas y la idea era reducir su tamaño en forma significativa, explica Eduardo Sanhueza, consultor sobre cambio climático y que ha integrado la delegación chilena en el tema.

“Esto significa una gran discusión sobre las palabras que se emplearán en el documento, porque en el contexto internacional valen mucho”, explica. Más si se trata de un acuerdo vinculante, que deberá no solo ser aprobado por los participantes, sino ratificado por los poderes ejecutivos de los diferentes países, incluyendo el de Chile.

Más allá de las acciones de mitigación, adaptación o transferencia tecnológica, un tema sensible es el financiamiento de las medidas que se acuerden. Uno de los compromisos de las cumbres previas fue crear una especie de fondo verde, que manejaría los aportes que el mundo industrializado le haría al que está en vías de desarrollo para las millonarias inversiones que requiere la puesta en marcha de un acuerdo global. Pero, hasta ahora, el dinero acopiado es insuficiente.

No obstante, Sanhueza desdramatiza la situación, puesto que de todas formas el dinero para atenuar los efectos del cambio climático ya se está movilizando, no por el fondo verde, sino a través de fondos multilaterales. Chile, por ejemplo, está recibiendo dinero para diversos proyectos, como los de energía solar.

Otro componente clave del acuerdo corresponde al de las contribuciones que cada país participante está dispuesto a hacer para reducir sus emisiones de carbono y que se conocen por la sigla INDC.

EE.UU y China ya llegaron a un acuerdo de hacer un esfuerzo en forma conjunta para reducir su dependencia de los combustibles fósiles, siempre que no implique un deterioro de sus economías, al igual que la Unión Europea. Por estos días también debería conocerse la posición de India. “Más allá de lo bonitos que puedan sonar estos gestos de responsabilidad común, subyace entre ellos el principio de comparabilidad de esfuerzos. Es decir, que nadie estará dispuesto a hacer nada si el esfuerzo no es equivalente al de los demás. Y aquí hay un delicado equilibrio para que la competitividad económica y geopolítica no sea afectada, explica Sanhueza.

Postergación en Chile

Chile debería aprobar, en el curso de este mes, su compromiso nacional de reducción de emisiones para presentar en París. La cita interministerial estaba prevista para fines de junio, pero la coyuntura ha obligado a su postergación.

La base de las medidas se tomará del documento elaborado por MAPS Chile, proyecto gubernamental con fondos internacionales, que desde el año 2011 ha realizado una evaluación de acciones para reducir las emisiones nacionales con el apoyo de un equipo multisectorial, en el que han participado 300 especialistas.

Las cien medidas de mitigación definidas, que están disponibles en mapschile.cl, van desde un impuesto al carbono hasta fomentar el uso de bicicletas o adoptar acciones de eficiencia energética, tanto para transporte aéreo como terrestre.

“MAPS no sugiere acabar con el uso del petróleo diésel o el carbón, lo que hace es presentar escenarios y de ahí proponer medidas. Hay un abanico de posibilidades que el Gobierno tiene que considerar”, explica Hernán Blanco, líder del proceso participativo de MAPS Chile.

Fuente: Sustentare

Revisa nuestros servicios ambientales

Volver arriba