Eficiencia Energética y descontaminación en la Industria

Múltiples han sido los episodios de emergencia y preemergencia ambiental este año en la región Metropolitana, los que para muchos representan sólo la suspensión de actividades físicas y la aplicación de restricción vehicular a vehículos con convertidos catalítico, tienen además una consecuencia adicional que es la paralización de fuentes industriales.

Lo anterior es muy relevante, ya que afecta directamente a más de 2.700 fuentes fijas que deben detener su operación cuando las precarias condiciones ambientales son evidentes, con un costo estimado superior a los 8 millones de dólares por cada situación de emergencia ambiental.

Las medidas paliativas para revertir los problemas ambientales son variadas, el problema es que año a año nos centramos en atacar la contaminación atmosférica como variable de flujo y no de stock, es decir, nos preocupamos de mantener los niveles de concentración de partículas contaminantes conforme a lo establecido en las normas de calidad de aire y no a impulsar acciones que busquen una descontaminación efectiva en el largo plazo.

Sin duda hay acciones que pueden mejorar nuestra calidad del aire. Una de ellas, y con un rol fundamental, es la Eficiencia Energética, es decir, hacer lo mismo o más, utilizando menos energía. Por ejemplo, podemos usar menos gasolina o diesel si somos más eficientes al conducir o podemos bajar el consumo de gas o kerosene en invierno si mejoramos la aislación de nuestros hogares.

En la industria la situación no es diferente. Muchas son las acciones que las empresas y plantas productivas pueden aplicar para reducir sus consumos energéticos. Lo importante siempre es en primer lugar diagnosticar la situación particular de cada empresa en términos de sus consumos de energía, proponiendo posteriormente alternativas concretas para su reducción; ya sea a través del recambio tecnológico, el rediseño de procesos, la automatización o bien la concientización de los colaboradores que desempeñan sus funciones en la organización. En este contexto, el que las industrias se sometan en la actualidad a auditorías energéticas es el primer paso para aumentar su competitividad, ser más eficientes y contaminar menos.

Considerando además, que el uso de combustibles fósiles para la generación de energía en la industria conlleva impactos ambientales negativos, se hace necesario el uso de combustibles alternativos, la implementación de medidas de eficiencia energética y la instalación de sistemas de cogeneración; con el fin de consumir menos energía y en consecuencia, aportar en forma real a la reducción de emisiones contaminantes.

Fuente: Agencia Chilena de Eficiencia Energética

Revisa nuestros servicios en Sistemas de Gestión de Energía (ISO 50011)

Volver arriba