Tecnologías para calefacción industrial eficiente

Expertos de la academia y la industria entregan sus recomendaciones para elegir el sistema adecuado según las características, ubicación y aislación de cada espacio.

En un escenario donde la eficiencia energética cruza transversalmente las áreas de negocio, la tendencia en calefacción industrial apunta a lograr un adecuado equilibrio entre los costos y el cuidado del medioambiente.

“La calefacción industrial hace ya un tiempo ha priorizado la búsqueda de sistemas más eficientes y planificados, que permiten entregar un mayor confort, al mismo tiempo, de minimizar los costos a largo plazo. Esto en contraste con las soluciones improvisadas del pasado, que buscaban minimizar la inversión”, afirma Andrés Pica, jefe de la Oficina de Calefacción Sustentable del Ministerio del Medio Ambiente.

En este contexto las fuentes de calefacción más contaminantes se han ido sustituyendo por otras más limpias. “Algunas mineras han optado por complementar fuentes fósiles con calor proveniente de la energía solar. Aún más interesante es la incorporación de este recurso para enfriar, mediante sistemas de absorción que se han implementado en la industria vitivinícola, por ejemplo”, sostiene Andrés Díaz, investigador del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales.

Las opciones
Las soluciones de calefacción industrial varían dependiendo de las características del espacio en que se requiere climatizar y también de la ubicación y del tipo de operación. No obstante, en términos generales, Andrés Pica del Ministerio del Medio Ambiente, recomienda los sistemas en base a bombas de calor de alta eficiencia, tanto para calefacción como refrigeración, aunque recomienda usar refrigerantes que no generen contaminantes. “En zonas más frías, puede que convenga optar por sistemas de calefacción central en base a chips de madera o pellet, utilizados en calderas de alta eficiencia”, dice el especialista.

En tanto, Álvaro Boehmwald, director de Ingeniería en Energía y Sustentabilidad Ambiental de la Universidad San Sebastián, asegura que los sistemas que ofrecen un mejor desempeño ambiental son eléctricos, ya que no cuentan con emisiones directas. “Se presentan, además, como una buena opción en términos de costo, siempre y cuando no se alcancen los límites de consumo, en especial estacionales para los meses de invierno”, destaca el académico.

Por su parte, Cristián Granadino, Large Thermal Plants & System Solutions del Grupo Bosch, recomienda la calefacción distrital, generada a través de un sistema centralizado de calderas, que proporciona calefacción y agua caliente.

“Las calderas de calefacción están equipadas con un sistema de condensación, que proporciona un rendimiento energético aún mayor, utilizando el calor residual de las calderas de manera eficiente para calentar el agua de retorno de la red”, explica Granadino. Es decir, la eficiencia puede llegar a un 98%, lo cual se complementa con los quemadores que están equipados con variador de frecuencia, por lo que la velocidad del ventilador se adapta a la potencia del quemador en forma real, en lugar de funcionar constantemente en todos los rangos de carga. “Lo anterior, reduce los costos de energía hasta en 75% y minimiza considerablemente el ruido de funcionamiento”, señala el ejecutivo de Bosch.

Otra opción de climatización industrial es la calefacción radiante a gas que, según Marcelo Cortés, subgerente de Ingeniería de Gasco GLP, tiene bajos costos operativos, especialmente si se compara con la calefacción radiante eléctrica.

Sin embargo, antes de seleccionar el sistema de calefacción conviene revisar las características del ambiente. No es lo mismo climatizar una bodega, un túnel o un taller de trabajo. Por eso, en Gasco GLP utilizan un sistema de simulación computacional, que permite evaluar cada proyecto según la dinámica de fluidos que contiene cada espacio para, posteriormente, dar con la solución más eficiente.

Igualmente, para que la relación costo-beneficio sea favorable, las pérdidas de calor deben ser minimizadas, lo que se logra con una buena aislación térmica, agrega el académico de la Universidad Diego Portales, Andrés Díaz. “El gran desafío no está en identificar el sistema de calefacción apropiado, sino en aislar adecuadamente los recintos”, sentencia el investigador.

De todas formas, hay un desafío pendiente en investigación y desarrollo, reconocen en el Ministerio del Medio Ambiente. “Hay un gran aprendizaje que recoger de las experiencias de países más desarrollados, quienes han adaptado sus soluciones de calefacción sustentable a la realidad local de manera creativa, sustentable y eficiente”, concluye Andrés Pica, jefe de la Oficina de Calefacción Sustentable de la cartera.

Fuente: Revista Electricidad

Volver arriba