Energías Renovables No Convencionales y Eficiencia Energética

Recientes estudios de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena) señalan que las energías renovables en el sector eléctrico deberían duplicarse para alcanzar el 40% en el 2030 a nivel mundial. Sin embargo, otras posturas frente a este tema señalan que antes de la producción de ERNC, se debe implementar sistemas de energías eficientes para lograr la reducción de CO2.

Para evitar que los daños del cambio climático sean más peligrosos, Joachim Weimann de la Universidad Otto von Guericke en Magdeburgo, y autor del libro “The Climate Policy Catastrophe”, advierte que si bien las Energías Renovables No Convencionales son el camino para detener próximas catástrofes ambientales, los recursos y acciones políticas debiesen destinarse primero a la reducción de CO2 a través de la utilización de energías eficientes.

Lo que se busca es que se implementen cambios a nivel de eficiencia energética para disminuir la contaminación de residuos, huella de carbono e impacto ambiental, y de esta forma aportar a reducir los consumos energéticos de diferentes industrias, sin afectar la calidad de sus productos y su crecimiento económico. Esta sería una alternativa efectiva frente a los problemas de suministro eléctrico y que además conllevan una severa contaminación ambiental producida durante años. Una vez que se logren llevar a cabo estas medidas, el enfoque de los recursos económicos debería sostenerse en las Energías Renovables No Convencionales.

Por otra parte, la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena) plantea como una alternativa complementaria una acelerada transición hacia la generación de energía sostenible, estimando que la producción de electricidad a partir de fuentes renovables debe duplicarse. Por esta razón el llamado de acción es a que los gobiernos realicen una intervención rápida dentro de sus países, y que a la vez estén coordinados bajo una estrategia a nivel mundial. El Director de Irena, Adnan Z. Amin, plantea que, “ahora es el momento de pensar en la integración de almacenamiento de energía en grandes sistemas dentro del sistema energético mundial. Para llegar al siguiente paso en el camino de la conversión de energía, es necesario asegurar el crecimiento de los sistemas de almacenamiento”.

Adelantándose a esta acción, cabe destacar el ejemplo de Uruguay al batir el récord por cubrir el 50% de la demanda eléctrica con energía eólica.

Las ERNC son una realidad en Chile

En nuestro país se ha definido que a partir del año 2010, el sistema eléctrico debe cumplir con una cuota de inyección de ERNC en sus sistemas eléctricos. Es por esto que, en el año 2013 su participación fue incrementada por la Ley 20.698, la cual exige que en el 2025 un 20% de inyecciones prevengan de medios de ERNC.

La Agenda de Energía de 2014 señala que “al menos 1.000 MW se incorporarán a nuestra matriz eléctrica, con una cartera diversificada de proyectos eólicos, fotovoltaicos, de biomasa y de pequeñas centrales hidroeléctricas, alcanzando hacia finales del año un 10% de la capacidad instalada. Además, han sido una fuente de diversificación de los actores que participan en el mercado eléctrico: cerca del 90% de los proyectos ERNC materializados desde 2007 corresponden a empresas no tradicionales en el sector”.

Bajo esta premisa, Irena también mostró los resultados donde se concluye que los países con objetivos renovables aumentaron desde el 2005 al 2015, con 164 países de todo el mundo que adoptaron al menos un tipo de objetivo en energía renovable en este último año. La muestra refleja que las economías en desarrollo y emergentes asumieron liderazgo en este tema.

*Irena es una organización intergubernamental creada para la promoción de la energía renovable en todo el mundo, organizada por Alemania, España y Dinamarca.

Revisa el informe completo aquí.

Fuente: Agencia Chile de Eficiencia Energética (ACEE)

Revisa nuestros servicios en Sustentabilidad / Eficiencia energética

Volver arriba